El registro histórico más remoto le pertenece a los egipcios, es aquí donde comienza nuestra historia cuando llega a este mundo Imhotep, un sabio
de la medicina y dios de la misma después de muerto. Este médico uso la herbolaria de manera sistemática y se considera ser el primero por que existe documentación de ello en papiros que describen la curación de cuarenta y ocho casos clínicos con plantas medicinales. Nuestra historia continúa en la Grecia antigua donde la mitología marca la aparición de Quiron, un centauro que recibió el conocimiento médico de Apolo, así que Quirón tuvo varios discípulos, entre ellos el conocido Hercúleas y Esculapio quien con tanto saber, logró obtener la sangre de las medusas y con ésta lograr que los muertos resucitarán.

Júpiter y Plutón se enteraron de este hecho y decidieron sacrificarlo para mantener el equilibio entre la vida y la muerte, sin embargo Esculapio antes de morir tuvo dos hijas: Hygia diosa de la medicina y de cuyo nombre deriva la palabra higiene; y Panacea, quien simboliza las propiedades curativas de las plantas. 

De esta forma el uso de las plantas fue ampliamente difundido por griegos y romanos entre los cuales Hipócrates y Galeno son los más reconocidos y considerados por la historia los padres de la medicina occidental. Estos médicos usaron la herbolaria como medio para restablecer la salud de los enfermos que curaban y sus enseñanzas rigieron el mundo de la medicina hasta la edad media.